Ardilla bebe

Ardilla bebe
Ardilla bebe
¿Ha visto alguna vez una ardilla? Puede que las hayas visto en la televisión, en un libro, en el campo o en tus sueños y en todos esos lugares te habrás dado cuenta de que son animales rápidos, inteligentes y muy activos. Con esto puedes hacerte una idea de la interpretación que te espera cuando sueñas con ardillas, pero hay más.

Ardilla bebe

Los sueños con ardillas están cargados de buenas vibraciones y mucha energía porque son animales que tienen un simbolismo muy positivo. Los nativos americanos consideraban a las ardillas un símbolo de prosperidad, buena fortuna y felicidad, aspectos a los que podemos añadir su incansable vitalidad.

Además, por su forma de vida, las ardillas son el ejemplo perfecto de equilibrio. Las ardillas juegan, se divierten, son muy sociables y destilan alegría y despreocupación, pero eso no les impide ser al mismo tiempo previsoras para esconder y almacenar la comida que necesitarán durante los meses de invierno.

Estos animales rápidos, avispados e inteligentes son un ejemplo de supervivencia. Las ardillas reúnen aspectos que a veces nos parecen tan incompatibles, como la previsión y la diversión, la reflexión y el instinto, la planificación y la buena suerte. Así que puedes imaginar la cantidad de buenos augurios que tienen los sueños con ardillas.

Por qué se sueña con ardillas

Algunas personas tienen una ardilla como mascota, igual que otras tienen un perro o un gato, pero no es lo más habitual. Una ardilla suele vivir en los bosques o en grandes parques en estado salvaje, buscándose la vida, procurándose la comida y el refugio que necesita y corriendo de un sitio a otro sin apenas descanso. De hecho, las ardillas son animales muy activos.

  • Para entender el significado de este sueño hay que prestar atención a las emociones que transmite. Por un lado, puede que te sientas dentro de esa ardilla, identificada con ella porque no paras, porque vas rápido, porque apenas tienes tiempo para nada y ya estás acostumbrada a este ritmo de vida vertiginoso. Ahora piensa un poco más, ¿soñar con la ardilla te agobia?
  • Porque quizás el estrés te está pasando factura y es hora de desconectar. Pero por otro lado, este sueño con ardillas también puede aparecer en momentos totalmente diferentes al mencionado en el punto anterior. No es que estés corriendo, es que estás atascado, bloqueado, paralizado y no puedes moverte. Te gustaría hacer como la ardilla, activarte, correr, poner en marcha tus proyectos. Pero no puedes, ¿verdad?
  • Si te sientes así, si sientes que te gustaría ser un poco más como esa ardilla rápida, audaz, inteligente, incansable y vital, no lo dudes. Aprovecha tu sueño porque los animales pueden transmitirte toda la energía que necesitas. El resto, la ilusión, las ganas y la alegría la pones tú al despertar.
Entrada Relacionada:   Ciempiés

Sueños con ardillas más frecuentes

Las ardillas son animales muy positivos, pero eso no significa que tus sueños con ardillas no puedan tener significados negativos. Todos los sueños los tienen e incluso puedes sufrir alguna pesadilla con estos animales aparentemente inofensivos.

Soñar que juegas con ardillas

Es uno de los sueños más frecuentes y es muy alentador porque te ayuda a recuperar la perspectiva, quizás esa mirada infantil despreocupada y alegre. Su significado es más bien un consejo vital para que no pierdas de vista que, aunque la vida se complique, siempre tienes a tu alrededor motivos para ser feliz.

Soñar que una ardilla te muerde

Peores presagios tiene este sueño en el que una ardilla te muerde. Puede convertirse en una pesadilla porque quizá salga mucha sangre de la herida o temes que el animal te haya contagiado alguna enfermedad. El miedo es precisamente lo que aparece en este sueño para que cuando te despiertes te des cuenta de que hay algún riesgo o peligro que estás sobrevalorando.

Soñar que una ardilla te persigue

Cuando una ardilla te persigue en sueños no es para hacerte daño, pero sí actúa un poco como la voz de tu conciencia. Quizá te esté recordando que deberías ser más rápido a la hora de tomar decisiones o quizá te persiga en forma de culpa por no haber sido más previsor.